18. ESPACIO NARRATIVO (1)

Hoy hemos tratado el capítulo tres, del temario.

ESPACIO NARRATIVO

Los personajes, o nosotros mismos, no vivimos sólo en el tiempo, también lo hacemos en el espacio. Los personajes necesitan un sitio, un lugar donde desarrollar sus vidas. Es un marco tan importante y necesario como el tiempo, a la hora de contar nuestra historia. Resulta fundamental para que el lector imagine como es el personaje, para que se haga una idea de como es.

El lector, necesita los elementos temporales y espaciales para comprender la historia. El espacio tiene que ser muy concreto y ha de estar muy bien definido, lo cual no implica que necesariamente haya que dar muchos detalles.

El espacio y el tiempo en la narración, tienen que estar muy relacionados. Los lugares dan credibilidad, veracidad, situa a los personajes. Es muy importante la elección del espacio, del lugar, donde suceden los hechos, ya que según la elección que hagamos, podemos transformar la historia. ¿Motivos? Nosotros tenemos claro la imagen donde pasan las acciones, pero el lector no. Por ello, tenemos que hacer una descripción que le permita imaginar el sitio, los lugares, los sitios.

Si el narrador hace bien su trabajo, será capaz de crear el ambiente adecuado en los distintos puntos de la narración.

El espacio narrativo es algo ficticio, no existe, pero de que esté bien construido depende la veracidad de la historia. El espacio es el marco en el que están los pesonajes, y tiene que estar bien construido.

¿Cómo se empiezan a construir los espacios? Hay tres modos básicos de presentar espacios:

 

Por medio del narrador, es decir, mediante la narración. Antes de que los personajes lleguen a un lugar, o al llegar, el narrador presenta el sitio. Esto es muy útil cuando lo que se presenta es el lugaar donde viven los personajes.

A través de personajes. Si es el personaje quien nos cuenta como es el lugar, se consigue que sea más creíble para el lector. Esto pasa por que nos lo está contando una persona que lo está viendo en ese momento, y lo describe a través de sus sentimientos y emociones.

Por medio de un modo indirecto, a través de acciones de los personajes. Esta  técnica consiste en describir lo que hace el personaje, pero el lugar que se presenta queda más abastracto, más diluido, no queda tan claro en la mente del lector.

Resumiendo, tenemos que tener cuidado a la hora de crear los espacios, ya que van a reflejar las cualidades y pesonalidades de nuestros personajes.

 

Ejercicios:

– un narrador que describe una habitación sucia

– un personaje que describe la misma habitación.

 

 

  1. cernícalo.perez
    31/03/2013 a las 22:31

    La idea está bien. La felicito. Y si le orienta un poquito más, diremos que el espacio es el marco de la historia que viven los personajes, y la otra cara, si se quiere, la oculta como la luna, es el tiempo. De esta manera, el espacio nos estsrá remitiendo indirectamente tambièn al tiempo. Tanto, que si no hay tiempo no hay nada, ni objetos, ni personajes, ni lugares ni nada…Cernícalopérez.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: