5. INSPIRACIÓN Y DESARROLLO DE LA NOVELA (1)

El tema del foro ha sido lo primero que hemos visto en esta mañana. Tras la aprobación, por parte de la dirección, nos han sido facilitados los datos para acceder a él. Después hemos realizado un pequeño repaso de lo dado hasta ahora: Introducción a la Novela. Se ha incidido en que la novela hay que estructurarla y la estructura la da el relato. El relato lo conforman los elementos: personajes, argumento, etc. etc. etc.  y que no debemos olvidar que al final hay que resolver la historia.

INSPIRACIÓN Y DESARROLLO DE LA NOVELA

¿CÓMO SURGE UNA NOVELA? De una idea sobre una historia que se puede contar. Pero la idea es sólo un puntito, es la INSPIRACIÓN. Para crear la novela formamos una espiral (desarrollo de la novela) desarrollando la idea, dándole forma a la historia, a la ficción.

En el origen de escribir está el gusto de ver , de aprender, de valorar. El escritor no busca historias, las encuentra y llega a la conclusión de que merece la pena contarla. El escritor vigila cuando para que cuando aparece la historia tener capacidad para verla. Va guardando los datos en la memoria y tira de ellos en el momento de necesitarlo.

La inspiración consiste en descubrir que a nuestro alrededor hay mil historias que nos ayudan en la tarea de escribir. La tarea creativa del escritor es dar forma a toda  esa información que ha ido almacenando, consiste en moldearla en base a las propias experiencias.

Las hechos argumentales son la historia añadida con el argumento. Por sí mismos, por sí solos, no significan nada. Ej.:

María desayuna en silencio ( es un hecho argumental)

si quitamos a María

Desayuna en silencio (no significa nada)

 

Esto significa que el hecho argumental tiene que estar por obligación relacionado con un personaje. El lector ya puede entender, por que del personaje depende el hecho argumental y la narración (la historia que contamos). ¿Motivo? Sin personaje no hay relato. Todo depende del personaje. Hay que saber separar entre descripción y relato, sólo hay relato si hay personaje.

Vargas Llosa decía del escritor que: “para dotar a una novela de poder de persuasión es preciso contar su historia de modo que aprovecha al máximo las vivencias implícitas en su anécdota y personajes, y consiga transmitir al lector una ilusión de su autonomía respecto del mundo real en que se haya quien lee.” Esto significa que para que la novela convenza al lector es necesario que el escritor haya plasmado sus experiencias y vivencias, de ahí nacen la historia y los personajes, y el lector va a percibir que es real tanto la historia como los personajes.

Hay que tener claro que quien convierte esa estructura de relato en una historia es el personaje, dado que sin él, el lector, es incapaz de entender lo que contamos, es decir no comprenderá la estructura de la historia, que es el medio del que nos servimos para contar lo que sucede.

Hay novelas en las que hay un sólo personaje principal, aunque pueden existir infinidad de secundarios importantes. Hay otras en las que hay tantos personajes principales que no tienen protagonista. Otras en las que la acción sólo se entiende por medio del conflicto. Otras las entenderemos cuando comprendamos los motivos del personaje. O bien, las hay en las que los personajes controlan su vida. Y  están las que no sólo no controlan los personajes su vida sino que ni la entienden, ni saben lo que les está pasando, etc.

Resumiendo: Hay diferentes clases de novela, con diferentes tipos de personajes, etc. Pero ¿Cómo nace una novela, el personaje, el conflicto? De la inspiración. Es imposible quedarse sin ideas, en cualquier lugar hay historias, sólo tenemos que mirar. El germen puede ser sencillo o grande, pero lo importante es que cuando lo descubramos seamos capaces de darnos cuenta. Lo identificaremos por hacernos sentir una excitación, un destello… y ello hace que nos emocionemos. Las historias se reconocen, uno se da cuenta que merece la pena que sea contada cuando nos emociona. Esa capacidad para descubrir una historia es el mayor rasgo del narrador, del novelista. No se trata de descubrir ideas, podemos tener mil. Se trata de coger aquella idea que sí que merece crearle una historia y de ser contada. El autor desarrolla la historia en función de lo que ve, de lo le sucede, se basa en lo que escucha, observa… para crear una historia.

Conclusión: cualquier cosa puede ser el germen de una historia, sólo hay que contarla de un modo que resulte atractivo al lector.

Es conveniente tener claro (a ser posible por escrito) la idea, los escenarios, personajes, situaciones, conflictos, las historias que se entremezclan, elegir el tipo de narrador, etc. todo ello antes de empezar a escribir la novela ya que ,si no lo hacemos, podemos caer fácilmente en que, ésta, al final, no tenga ni pies ni cabeza. Para ayudarnos podemos crear una ficha para cada personaje, a la que se le puede incluso añadir una fort para describirlo (por ej. recortarla de una revista).

Por último, dos curiosidades que se tratarán más adelante:

 NOVELA EXTREMA RES: Se empieza a contar por el final y después se relata toda la historia.

NOVELA MEDIA RES: Cuando empieza por la mitad la novela y desde ahí se va saltando hacia adelante o hacia atrás.

¡Ah!, comentar que los ejemplos de hoy han sido muy, pero que muy sangrientos, por eso no los he puesto. Sangre, cuchillos, disparos… y todo por una barra de pan. Ja, ja, ja.

 

  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: