La prueba

¿Cómo actuar cuando te tortura y oprime  el sentimiento de que todo el pasado ha sido olvidado por Dios? ¿Qué hacer cuando te martiriza la idea de que los años de esfuerzo se han perdido? ¿Cómo proceder cuando la oración no logra atravesar el desierto donde, el Señor mismo, te ha conducido?

Si te sabes inocente pero eres  triturado por el sufrimiento, ¿será que  Dios te ha vuelto la espalda?, ¿te habrá abandonado?, ¿ya no te quiere?, ¿ha renunciado a la amistad que Él mismo creó? La única realidad es que -al menos aparentemente- ha cambiado su actitud. Su conducta para contigo ya no es la misma y,  tú , no sabes a qué es debido. La única certeza que tienes es la de que Dios parece que se ha olvidado de tí y del drama que estás viviendo.

Dios se ha cansado, se ha vuelto cruel, no escucha, no habla, está en silencio, oculta su rostro… te persigue. ¡Estás pasando por la prueba!  Si con las cosas así, en vez de confiar, y seguir teniendo esperanza, se tambalea tu fe, darás a luz resentimiento y miedo al porvenir. Alumbrarás sentimientos de culpa que te atenazarán o culparás a Dios de tus males. Ni una cosa ni la otra, se trata de entrar en el misterio del sufrimiento, en el misterio de la cruz, crucificando la mente, aceptando no entender, sin pretensiones, sin exigencias. Con esta actitud matas la rebeldía y das a luz a la paz, al descanso del alma.

El Señor sabe de tu sufrimiento, sabe los motivos por los que lo permite, conoce los porqués de todo lo que te acontece. Dios te ama aunque las apariencias quieren hacer ver otra cosa. No te engañes, Dios te quiere.  Si oculta su rostro es para que lo busques. Si no habla es para que lo llames, para que le grites.

Dios no deja que sufras, cuando eres probado, porque considere que eres culpable, o  porque esté resentido contigo, o para que veas tus pecados, o tu fracaso…   El dolor en la prueba no es un castigo. No hay motivo para  unir, de forma automática, sufrimiento y culpabilidad.

Dios no quiere la muerte de nadie, quiere que el hombre viva.

 

 

Etiquetas:
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: